Se han convertido en imprescindibles en estas fiestas en algunos hogares. Ejercen de filtro previo a las reuniones, ya sea en familia o con amigos. Son los test de antígenos, cuyas ventas en las farmacias se ha disparado en las últimas semanas también por la alta incidencia y la transmisión de la variante Ómicron.

Estas pruebas pueden servir de ayuda para resolver sospechas sobre posibles contagios, pero hay que tener cuidado a la hora de realizarlos en casa puesto que si no se llevan a cabo correctamente el resultado puede ser engañoso. Seguir las instrucciones indicadas en el prospecto es clave, ya que hay una serie de errores comunes que se deben evitar si no se quiere obtener un falso positivo (o negativo).

Fecha de caducidad

Como tantas otras cosas, también tienen un uso limitado. Los test cuentan con una fecha de caducidad, para saber durante cuánto tiempo su utilizacion es óptima. El plazo recomendado aparece de forma visible en la caja de esta prueba, para que no haya dudas. Realizar un prueba en una fecha posterior a la indicada puede acabar dando un resultado contrario al que realmente debería dar, ya sea positivo o negativo.

Temperatura

Igual que ocurre con las medicinas, también la temperatura influye en estos test y pueden alterar el resultado. No hay que olvidar que el líquido que sirve para la optimización de la muestra es muy delicado, por lo que deben seguirse las instrucciones y conservar el producto (y utilizarlo) con una temperatura estable, de acuerdo con las indicaciones.

Comidas y bebidas

Los expertos han llegado a la conclusión que tomar ciertas bebidas como el café, zumos de frutas o algunos alimentos o comidas ácidas pueden condicionar la prueba. Ocurre lo mismo con la Coca-Cola, las pastas de dientes o los colutorios. Por este motivo, y como se indica en el prospecto, no se debe comer ni beber 30 minutos antes de hacer el test. Esta información está indicada en el envase del producto, así como los pasos a seguir para no contaminar la prueba.

Ómicron

El escaso tiempo pasado desde la identificación de esta variante hace dudar de la precisión de los resultados, por lo que en muchos casos una persona infectada podría dar un resultado negativo.

Hay que recordar que si el resultado del test es positivo aparecerán dos líneas horizontales de color: la línea de test (T) y la línea de control (C). Aunque la primera aparezca de forma tenue, se considera que se da un resultado positivo de contagio. En cambio, si es negativo, aparecerá una única línea horizontal de color: la línea de control (C). Los resultados serán visibles 15 minutos después de haberse hecho la prueba.

Fuente: Diario Sur