INSPECCIÓN DE FARMACIA, ¿CÓMO AFRONTARLA?

 

‘El desconocimiento de la Ley no exime de su cumplimiento’. Esta máxima jurídica es aplicada en las inspecciones que realiza la Administración Sanitaria y afectan al farmacéutico y a la gestión de su Oficina de Farmacia.

 

OBLIGACIONES QUE CUMPLIR EN LA INSPECCIÓN FARMACÉUTICA

 

Así pues, y para evitar sanciones y multas que a veces pueden ser bastante cuantiosas, recordamos algunas de las principales obligaciones que debe cumplir el farmacéutico titular para poder pasar satisfactoriamente una Inspección farmacéutica de Sanidad y así evitar sorpresas indeseadas, siendo recomendable realizar periódicamente un control de cumplimiento de las mismas, a modo de auditoría interna. Las principales obligaciones impuestas a los farmacéuticos por la Ley de Ordenación Farmacéutica de la Comunidad de Madrid, 19/1998 y demás normativa de aplicación, la mayoría extrapolables a casi todas las Comunidades Autónomas y cuya verificación de cumplimiento suele ser habitual en las inspecciones, son:

 

1.- Mantener las condiciones de temperatura, humedad y luz adecuadas para garantizar la conservación de cada medicamento. A tal efecto, para controlar la adecuada temperatura:

 

a) Llevarán el registro diario de temperatura máxima y mínima, quedando también especificadas las actuaciones llevadas a cabo en caso de anomalía; los citados registros se archivarán, para su posterior comprobación.

 

b) La oficina de farmacia deberá disponer de un termómetro de registro de temperaturas máximas y mínimas y dicho termómetro deberá funcionar correctamente, debiendo cerciorarse el farmacéutico de que no esté estropeado.

 

c) En el momento de la recepción de los medicamentos termolábiles se comprobará que se ha mantenido la cadena del frío y en el caso de que no fuera así, se devolverán inmediatamente al proveedor. Se llevará un registro de las incidencias producidas al respecto, de manera especial; en los casos de interrupción de la cadena de frío y ausencia de indicadores de frío.

 

2.- No deberá hallarse disponible para la dispensación ningún medicamento caducado; para evitar cualquier confusión posible los que se encuentren en esta situación estarán claramente separados del resto de las existencias y señalizados, hasta su devolución al laboratorio o su destrucción.

 

3.- Establecer los procedimientos de revisión periódica de las existencias, con objeto de detectar los medicamentos que se encuentren caducados o próximos a caducar, o incursos en cualquier programa de revisión y retirada.

 

4.- Dispensar convenientemente los medicamentos: poner un medicamento a disposición del paciente por el Farmacéutico o bajo su supervisión personal y directa, y de acuerdo con la prescripción médica formalizada mediante receta, con las salvedades legalmente establecidas, informando, aconsejando e instruyendo al paciente sobre su correcta utilización. Sólo deben ser admitidas para la dispensación las recetas que estén debidamente cumplimentadas con todos los datos exigidos: identificación completa del paciente, médico prescriptor, duración del tratamiento y posología. Es fundamental pedir el DNI al paciente y comprobar que su número corresponde con el que figura en la receta, en los supuestos de medicamentos susceptibles de ser usados fraudulentamente o revendidos en un mercado paralelo, como anabolizantes, estupefacientes, anestésicos y fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil. Si no es el propio paciente el que acude a retirar la medicación, será necesario anotar el DNI de la persona a la que se le hace la dispensación.

 

En este sentido, el farmacéutico deberá prestar especial atención a las alertas que le hayan sido remitidas desde el COF o desde la Consejería de Sanidad.

 

Desde la implantación de la receta electrónica se ha minimizado muchísimo el riesgo de recibir recetas incompletas o falsificadas.

 

5.- Presencia del farmacéutico en la oficina de farmacia.  La dispensación de medicamentos no se puede llevar a cabo en la oficina de farmacia sin la presencia del farmacéutico, por lo que de ninguna manera puede dejarse el establecimiento con la sola presencia del auxiliar o técnico, ya que éstos solo pueden llevar a cabo la dispensación bajo la supervisión directa del farmacéutico. De igual manera y por esta misma razón, las guardias de la oficina de farmacia deben ser atendidas por un farmacéutico, por lo que la ausencia de un licenciado o graduado en farmacia durante un servicio de guardia podría ser motivo de multa.

 

6.- Queda prohibida la venta y distribución al por mayor de medicamentos, tanto a otras oficinas de farmacias como a terceros.

 

7.- Deberán permanecer siempre en la oficina de farmacia y a disposición de la inspección el Libro Recetario, la Farmacopea, Catálogo de Medicamentos y Formulario Nacional, que deberán estar debidamente actualizados.

 

8.- El libro recetario debe encontrarse debidamente actualizado y firmado por el titular o farmacéutico. En caso de que se disponga de autorización para la llevanza del libro recetario por sistema informático, es importante imprimir periódicamente los registros.

 

9.- Deberán figurar debidamente exhibidos al público tanto el horario de la oficina de farmacia como las farmacias de guardia. Asimismo, deberá cumplirse escrupulosamente el horario que se tenga autorizado por la Consejería de Sanidad y Colegio de Farmacéuticos.

 

10.- Por lo que respecta a los signos identificativos de la farmacia, ésta deberá estar provista de placa con identificación del titular a la entrada, rótulo y cruz. Para la colocación de una señalización adicional de la farmacia, será siempre necesario cursar la oportuna autorización ante la Consejería de Sanidad.

 

11.- Solicitar autorización de la Consejería de Sanidad para realizar cualquier modificación de la estructura de local (ampliación o reducción) y/o de las zonas de la farmacia, entre otros aspectos.

Aviso

Farmacia Tomás permanecerá cerrada del por vacaciones del 8 al 25 de agosto.

Si lo necesita, puede contactar en el Email: [email protected] y a la vuelta le responderemos.

Gracias,

¡Feliz verano!