La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus de la familia de los Orthomyxovirdae. Se transmite de persona a persona con gran facilidad. Por lo general la temporada de afección es en invierno y en forma de epidemia, entre los meses de noviembre a marzo.

Existen tres tipos de virus de la gripe A, B y C. La gripe de tipo A y B son los que producen epidemias.

La gripe se transmite a través de personas enfermas fundamentalmente por vía aérea a través de las pequeñas gotitas que se producen al hablar, toser o estornudar. El virus entra en el organismo a través de la nariz, la garganta o los pulmones, o a través de contacto físico con la persona afectada, y tocarse posteriormente la boca o la nariz.

Una persona adulta enferma puede contagiar desde un día antes de que empiece a presentar síntomas de la enfermedad y hasta de tres a siete días después del comienzo de ésta. Los niños pueden contagiar la gripe incluso pasados siete días de la aparición de los primeros síntomas.

Los síntomas aparecen del primer al cuarto día tras el contacto del virus con nuestro organismo.

Los virus gripales también se transmiten a aves, caballos o cerdos que pueden derivar en nuevos subtipos de virus para el ser humano.

La infección por el virus de la gripe causa una alteración de la mucosa respiratoria mucho más marcada que en el resfriado común.

Los síntomas aparecen con rapidez e incluyen de forma genérica; fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, congestión nasal, irritación de garganta, dolor muscular, malestar general, pérdida de apetito y tos seca. En personas de avanzada edad puede aparecer dificultad respiratoria y/o la producción de esputo. En niños otitis media, náuseas, vómitos o diarreas.

influenza-156098_640Por lo general, la recuperación de la enfermedad, siempre y cuando no aparezcan complicaciones, es de entre una a dos semanas.

Las complicaciones que podrían darse serían: neumonía, bronquitis, sinusitis y otitis. Exacerbamiento de enfermedades crónicas como diabetes, asma, EPOC, problemas cardíacos.

El diagnóstico de la gripe suele ser clínico, cuando se dan síntomas de ésta en su época estacional. Sin embargo, es complicado diferenciarla de otro tipo de enfermedades respiratorias ya que los síntomas iniciales son similares.

La gripe sin complicaciones añadidas, se trata con medicamentos para paliar los síntomas, para la fiebre y el malestar paracetamol e ibuprofeno, si se diesen capítulos de tos, jarabes o comprimidos para aplacarla, si hay irritación de garganta pastillas para chupar, própolis en espray, soluciones para realizar gárgaras…..

Existen medicamentos antivirales pero su uso es muy limitado y siempre bajo control médico.

 

En caso de contraer la gripe os aconsejamos:

  • Descansar, beber abundante líquido, evitar el consumo de alcohol o tabaco, tomar en caso necesario medicamentos para bajar la fiebre (paracetamol, ibuprofeno)

El virus causante de la gripe tiene una elevada capacidad de sufrir variaciones en sus antígenos de superficie. Estas variaciones implican la aparición de nuevos virus gripales, frente a los que el ser humano no tiene anticuerpos. Actualmente existen vacunas antigripales con una alta efectividad y seguridad para controlar la gripe, pero debido a esta alta capacidad de los virus gripales de variar año tras año la vacuna debe actualizarse cada nueva temporada y administrarse anualmente.

¿QUIEN DEBE VACUNARSE CONTRA LA GRIPE? 

vaccination-1215279_640

PERSONAS CON ALTO RIESGO DE SUFRIR COMPLICACIONES EN CASO DE CONTRAER LA GRIPE:

  • Personas mayores de 65 años
  • Niños/as y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares, pulmonares, fibrosis quística y asma.
  • Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos que padezcan enfermedades metabólicas incluida la diabetes mellitus.
  • Personas que padezcan obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías y anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de trasplantes, implante coclear o en espera del mismo, trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras, residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos, niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe, mujeres embarazadas.

PERSONAS QUE PUEDEN TRANMITIR LA GRIPE A AQUELLAS QUE TIENEN UN ALTO RIESGO DE PRESENTAR COMPLICACIONES:

  • Trabajadores de centros sanitarios e instituciones geriátricas o bien que ofrecen cuidados a domicilio de personas del grupo de riesgo, personas que conviven con otras que pertenezcan al grupo de riesgo.

OTROS GRUPOS A LOS QUE SE LES RECOMIENDA LA VACUNACION:

  • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales:

(Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, servicios de protección civil, trabajadores de los servicios de emergencia sanitarias, trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento).

  • Personas que, por su ocupación, pueden estar en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe aviar altamente patogénico.

¡¡¡¡¡¡PERSONAS QUE NO DEBEN SER VACUNADAS!!!!!

  • Personas alérgicas o con hipersensibilidad a la proteína de huevo.
  • Personas que hayan padecido una reacción alérgica severa al inocularse una vacuna contra la gripe anteriormente.
  • Niños menores de 6 meses.
  • Si se padece una enfermedad aguda con fiebre alta, se debe esperar a estar recuperado para aplicar la vacuna.

Las vacunas deben ser guardadas en nevera a una temperatura de entre 2 a 8ºC hasta el momento de su administración.

Si tiene cualquier duda, consulte con su farmacéutico.

Aviso

Farmacia Tomás permanecerá cerrada del por vacaciones del 8 al 25 de agosto.

Si lo necesita, puede contactar en el Email: [email protected] y a la vuelta le responderemos.

Gracias,

¡Feliz verano!