pregnant-woman-1130612_640El embarazo es una de las etapas más bonitas que puede vivir una mujer, pero también es una etapa de muchos cambios, emocionales y físicos.

Muchos investigadores concluyen que el desarrollo psicológico de una persona se inicia en el mismo momento de su concepción. Al unirse óvulo y espermatozoide se forma un agregado de dos células que está dotado de la capacidad de sentir, y de percibir lo que siente y piensa

su madre, y percibir el mundo emocional de las personas que le rodean. Por eso, es muy importante el estado emocional en el que se encuentra la madre, y ayudarla, si es necesario, a reparar los desequilibrios emocionales que pueda tener, o a mejorar el vínculo con su pareja.

Si la madre sufre estrés crónico durante el embarazo puede afectar al bebé de dos maneras. La primera la bioquímica, ya que, con el estrés se produce de forma sostenida adrenalina y cortisol, que le llegarán al bebé a través del cordón umbilical, produciendo efectos físicos no muy beneficiosos. La segunda, es el efecto emocional que produce el estrés en la madre. Estará tensa, nerviosa, malhumorada, etc y el bebé recibirá todos estos impactos emocionales.

El vínculo con el padre también es muy importante. Este puede iniciar el vínculo afectivo con el bebé poniendo la mano encima la barriga, hablándole o cantándole. De esta manera, cuando nace el bebé, reconocerá la voz del padre entre las de los otros hombres y estará tranquilo cuando esté entre sus brazos.

Cuanto más equilibrados y felices se sientan los padres, mejor desarrollo tendrá el cerebro y las conexiones neuronales de su bebé.

baby-203048_640 (1)Las flores de Bach ayudarán a la madre en todo el embarazo para que sea una de las mejores experiencias de su vida.

Una flor de uso obligado durante todo el embarazo es Walnut. Ayudará a la madre en todos aquellos cambios físicos, emocionales y de estilo de vida. Para los cambios físicos también podemos añadir Crab Apple, para aquellas mamis que se sienten feas, que su cuerpo ya no es tan bonito.

Muchas mujeres sienten cansancio durante todo el embarazo, o sobretodo, durante el primer trimestre y las últimas semanas; para ellas sería adecuado Olive y Hornbeam. Les aportará la energía que les falta.

Un sentimiento muy común entre las embarazadas es el miedo (al parto, al dolor de este, a no ser buena madre, a no saber cuidar bien el bebé, a que el bebé crezca sano, etc), Mimulus les ayudará a vencer esos miedos. Cuando éstos son indefinidos que llegan a generar una angustia que no sabe muy bien porqué, nos ayudará Aspen.

Impatiens para aquellas futuras mamis que les falta paciencia para ver a su bebé lo antes posible.

Durante esta época también puede tener cambios de humor (Scleranthus), depresión (Mustard o Sweet Chestnut), preocupación (Red Chestnut o White Chestnut), etc.

Si la madre ha tenido algún aborto anteriormente, o hay riesgo de que ocurra, podemos reforzar la formula con otras flores de Bach según el caso (Beech, Larch, Pine, Star of Bethlehem, Centaury, etc).

Un problema físico muy frecuente durante el primer trimestre son las nauseas y los vómitos. Normalmente son más comunes a primera hora del día pero pueden aparecer durante todo el día. Afortunadamente este síntoma tan desagradable dura poco y generalmente desaparece a las 16 semanas de gestación. Para estos síntomas podemos tomar Beech, Scleranthus, Walnut, Chicory, Star of Bethlehem.

Beech también la podemos utilizar si hay rechazo frente algún alimento.

Otro problema que puede aparecer son los ardores de estómago. Una buena solución es poner las gotas del preparado en un vaso e ir bebiendo a sorbitos a frecuentemente. Las más usadas Beech, Vervain, Rescate, Elm, etc.

Las flores de Bach son totalmente seguras, se pueden tomar sin ningún problema durante el embarazo. Antes de tomar flores de Bach, es importante consultar con un especialista, el cual realizará la fórmula más idónea para cada persona, visualizando su estado emocional mediante la entrevista previa a la preparación de la fórmula. A veces, nosotros mismos no sabemos ver dentro de nuestro interior, y una buena terapeuta podría llegar a profundizar en nuestra mente y emociones.