Suelo pélvico


Los ejercicios de kegel sirven para fortalecer el suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico o periné es una estructura muscular y de tejido conectivo que sirve de sostén y apoyo de los órganos abdominales y los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina, recto, conducto anal y aparato esfinteriano).

El periné posee varias funciones:

a/  Controla los esfínteres para evitar incontinencia urinaria y fecal.
b/  Músculos perineales tonificados se traduce en mejor calidad de las relaciones sexuales
c/ Sostiene la vejiga, el útero, la vagina y el recto.

Con el paso de los años, el suelo pélvico no tiene el mismo poder de sostén, esto es debido a diversos factores como pueden ser la edad o los embarazos.

Para ayudar a que no se deteriore y a reforzarlo, podemos realizar unos sencillos ejercicios a diario, que se pueden realizar en cualquier momento del día sin que nadie se percate de que los estamos realizando.

Estos ejercicios reciben el nombre de “Ejercicios de Kegel”. Arnold Kegel fue su primer impulsor.

En un principio fueron destinados a combatir la incontinencia urinaria tras el parto.

Su objetivo es fortalecer los músculos de la zona pélvica. De este modo mejora la función del esfínter rectal y/o de la uretra.

Para que los ejercicios alcancen su propósito, se han de hacer con regularidad y cumpliendo con los ejercicios programados.

1- Pero, ¿cómo reconocer que músculos hay que trabajar?

Hay personas a las que les cuesta reconocer la musculatura de la zona pélvica.

  • a/ Una forma fácil de localizar la musculatura, es en el momento de la micción de la orina, retenerla unos segundos y volver a dejar que salga. NO ES UN EJERCICIO QUE SE DEBA REPITIR A DIARIO, pero si nos sirve para localizar la zona a trabajar.
  • b/ Buscar la zona a ejercitar, introduciendo el dedo dentro de la vagina y apretarlo.
  • c/ Contraer las nalgas como si intentara evitar una flatulencia en público.
    Durante el ejercicio no se debe contraer la musculatura abdominal, caderas y nalgas.

Hemos de focalizar la atención en la contracción muscular exclusiva de la zona pélvica.

2- ¿Cuáles serían los ejercicios?

  • Tras localizar los músculos a ejercitar:
  • Adoptar una postura sentada, de pie o acosada, siendo recomendable hacerlos en cada posición todos los días.
  • Realizar contracciones durante 5 segundos seguidas de 5 segundos de relajación.El objetivo es llegar a contraer y relajar la musculatura en series de diez segundos, diez veces seguidas. A continuación seguir con 5 contracciones fuertes y rápidas. Realizar estos ejercicios tres veces al día.

 

¡¡¡RECORDAT!!!

  • No usar los músculos del estómago, de muslos o nalgas.
  • Colocar la mano sobre la zona abdominal. Si el abdomen se mueve, se está usando los músculos del estómago
  • Respirar libremente y no contener la respiración. Intentar hablar mientras se realizan los ejercicios.
  • Nunca hacer los ejercicios de Kegel cuando se esté cansada. Este músculo no es diferente a otro músculo del cuerpo.
  • Se debería comenzar a notar mejoría unas dos semanas después de hacer los ejercicios de Kegel como indicamos.

 

Hoy en día, existen ejercitadores del suelo pélvico que nos pueden hacer la rutina más fácil. Desde bolas con diferente peso hasta ejercitadores inteligentes que te guían en las rutinas a seguir.

Nosotras os animamos a que reservéis un momento del día para hacer estos ejercicios. Incorporadlos en vuestra rutina diaria, ya que es importante mantener en forma este músculo.
Si tenéis dudas en cómo realizarlos, no dudéis en consultarnos. Aquí estamos para resolver las dudas que se os puedan plantear.

¿Sabíais que también los hombres deberían fortalecer su suelo pélvico?

Otro día hablaremos sobre ello.