La palabra DERMATITIS, proviene del griego “dermos” (piel) e “-itis “(inflamación). Engloba una variedad de problemas de la piel como pueden ser, la dermatitis de contacto, dermatitis seborreica, dermatitis atópica, entre otras.

Hoy nos vamos a centrar en la dermatitis atópica.

La dermatitis atópica o también llamada eccema atópico, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Se caracteriza por producir enrojecimiento y prurito intenso de la zona afectada. Se presenta generalmente en zonas de flexión como codos y rodillas, cuero cabelludo, cara y en el torso. Es más común en bebés, pero también hay adultos que la padecen.

Se caracteriza por: Picor durante el día y la noche, ampollas que supuran y forman costras, enrojecimiento e inflamación alrededor de las ampollas, erupción cutánea, áreas de piel secas y curtidas (cambios de tonalidad en la pigmentación), el picor induce al rascado lo que provoca heridas e enrojecimiento agudo de la zona, escozor en la zona dañada, raramente pus y sangrado del oído.

El porqué se desarrolla la enfermedad, realmente aun hoy en día, es en cierta manera una incógnita. Pero existen varias teorías que podrían explicar su aparición.

TEORÍA GENÉTICA

Las personas que la padecen, acostumbran a tener algún antecedente genético familiar de enfermedades atópicas como asma bronquial, dermatitis atópica, orinoconjuntivitis alérgica, etc.

TEORÍA ALÉRGICA

Prácticamente siempre, la dermatitis atópica está relacionada con alergias a ácaros del polvo, epitelio de los animales y a algunas especies de plantas como son la flor de olivo o el cenizo.

Algunos alimentos como la leche de vaca y los tomates podrían ser contraproducentes.

Para descartar estas posibles alergias, deberían realizarse las pruebas pertinentes.

TEORÍA DE CLIMA O UBICACIÓN

Las personas que viven en ambientes fríos o que viven en poblaciones con altos niveles de contaminación, tienen más probabilidad de que se manifieste la dermatitis atópica.

TEORÍA DE GÉNERO

El género femenino parece ser más propenso a padecer la dermatitis atópica.

figure-552117_640TEORÍA EMOCIONAL

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. Es el órgano que realiza las primeras interacciones con el mundo exterior.

Nuestros hábitos, emociones, el estrés al que nos vemos sometidos y el modo en el que lo afrontamos, tanto niños como adultos, puede provocar la aparición de zonas de la piel irritada y picor.

El tratamiento de la dermatitis atópica, en su fase aguda según el caso, pasaría por el uso de corticoides tópicos, inhibidores de la calcineurina y antibióticos. Durante el tratamiento del eczema, en la zona afectada, sólo utilizaríamos el medicamente de elección según prescripción médica, y en el resto del cuerpo una crema, loción o bálsamo adecuado para la correcta hidratación de la piel.

Consejos para evitar que los brotes de atopia, sean lo menos frecuentes posible:

  • Evitar los alérgenos como los ácaros del polvo o las faneras de los animales, polen, alergias alimentarias.
  • Los cambios bruscos de temperatura al igual que altas o bajas temperaturas pueden empeorar los síntomas de la dermatitis.
  • Uso de limpiadores corporales sin detergente para el baño especiales para pieles atópicas, a ser posible usar aceites de baño.
  • Siempre mejor tomar una ducha que un baño, no excesivamente larga (de 5 a 10 minutos). Una ducha diaria sería suficiente.
  • La temperatura del agua de ducha no debe ser superior a 32ºC.
  • No usar esponjas duras ni cepillos para el baño.
  • No secar la piel frotándola bruscamente, si no mejor con pequeños toques con la toalla.
  • Utilizar cremas emolientes adecuadas, aplicadas 2 ó 3 veces al día.
  • Las prendas de algodón son las más indicadas para este tipo de pieles. No usar prendas como el Nylon o la lana.
  • La ropa nueva se debe lavar antes de su primer uso, para eliminar restos de tintes de dichas prendas.
  • nail-clippers-106383_640Procurar tener las uñas bien cortadas.
  • Llevar guantes de algodón por la noche para evitar el rascado.
  • Si el picor es muy persistente podríamos acudir al uso de antihistamínicos orales.

Si aún así los brotes atópicos, reaparecen al poco de dejar el tratamiento farmacológico, te invito a que nos consultes por un tratamiento alternativo especialmente preparado para ti o la persona afectada (adulto o niño), el cual utilizaríamos en las zonas afectadas en el tiempo de inactivación del brote. Buscaríamos también, si fuese necesario, la crema, producto para el baño adecuados.