chica playaEs esencial un adecuado cuidado de la piel después del verano.

El exceso de horas de exposición solar, baños continuos en el mar y piscinas, y el casi seguro descuido de nuestras rutinas diarias de cuidado de la piel, hacen que nuestra piel se reseque y ya no se muestre con la misma luminosidad, elasticidad y tersura e incluso podrían aparecer hiperpigmentaciones (manchas) y/o arrugas.

Si nuestra piel no presenta pigmentaciones oscuras, que sólo necesita de una recuperación e hidratación extra, optaría por una exfoliación y una hidratación adecuada, según la zona a tratar y tipo de piel.

Las pieles grasas durante el verano, acostumbran a mejorar su aspecto, tanto por el hecho de que disminuye el estrés cotidiano como por la inevitable exposición solar que hace resecar un poco la piel. Pero con la vuelta a la vida cotidiana, vuelven los problemas cutáneos, por lo que deberemos hacer una buena limpieza facial utilizando un scrub o bien peelings a base de AHA (alfa hidroxiácidos) que ayudará a eliminar impurezas y células muertas. Tras el peeling o la exfoliación, los productos hidratantes o antiimperfecciones, que utilicemos, penetrarán con mayor facilidad alcanzando así el efecto deseado. Si padecemos rosácea o patología en la que se produzca enrojecimiento del rostro, habremos de escoger un peeling de acción más suave, que actúe de una manera más progresiva, sin dañar nuestra delicada piel y siempre haciendo pruebas en pequeñas zonas para ver cómo reacciona.

rostroTras el peeling o exfoliación utilizaremos cremas o geles exentos de grasas de día y/o noche para el rostro, y para el cuerpo una crema o loción adecuada para nuestro tipo de piel, que nos aporte la hidratación necesaria.

En el caso de las pieles mixtas al igual que en las grasas podríamos usar un exfoliante tipo scrub o bien una con AHA, usando después el hidratante adecuado.

Para las pieles secas o sensibles, de modo general podríamos usar peelings a base de AHA, siempre teniendo en cuenta lo que nuestra piel pueda aguantar sin llegar a irritarse.

Para pieles muy sensibles o que no toleren los AHA, podrían usar peelings enzimáticos.

Si tenemos una piel seca no extremadamente sensible, podríamos hacer una combinación de serums. Un día a la semana, usar uno con AHA, y el resto de la semana con el enzimático, después del cual, aplicaríamos la crema hidratante más adecuada.

Utilicemos el tipo de peeling que utilicemos, es necesario aplicar una crema con protección solar durante el día a lo largo del año.

Una vez efectuados las exfoliaciones o peelings, como ya he comentado, es el momento de nutrir y reparar nuestra piel, ya que ésta ya está preparada para recibir dichos componentes que beneficiarán a la salud de nuestra piel, usando mascarillas, cremas hidratantes o nutritivas.

Conforme el tono moreno de nuestra piel va disminuyendo, podrían apreciarse la aparición de nuevas manchas producidas por la exposición solar. En tal caso debemos observar que tipo de mancha ha aparecido y controlar si aumentan o disminuyen, acudiendo al dermatólogo en caso de duda. En el artículo siguiente profundizaremos más sobre éste tema que tanto nos preocupa.